Innovación disruptiva en Educación Superior: ¿sólo quedarán 10 universidades?

Alrededor de todo el mundo las empresas, los países, la sociedad en general necesitan que los resultados de la educación sean jóvenes con habilidades relevantes para el mundo que vivirán. Sin embargo, hay una enorme diferencia entre las capacidades de los estudiantes que salen de las universidades y otros centros educativos, y las que los empleadores demandan.

Este problema se concreta en dos aspectos:

1. Irrelevancia: es una causa creciente del desfase entre las necesidades de la sociedad y los resultados de la educación, debida en gran parte al hecho de que la mayoría de las instituciones educativas están desconectadas, y funcionan de espaldas al mundo real. Esto aumenta el número de graduados universitario que no encuentran trabajo, porque carecen de competencias necesarias para el siglo XXI. En este video de McKinsey hay datos concretos que ilustran el punto.

Por ejemplo, sólo en USA hay 12 millones de desempleados, y 4 millones de puestos de trabajo sin cubrir, mientras las empresas gastan 4 billones de dólares al año en formar a sus nuevos empleados. En países como España, la situación es aún más grave.

Lo que las universidades tradicionales hacen es controlar la calidad de los “outputs” (graduados) mediante el control de la calidad de los “input” (admisiones), y esto otorga un más que discutible valor añadido al proceso educativo.  ¿Qué aportan las universidades si sólo los alumnos potentes consiguen carreras de éxito?

2. Accesibilidad: los costes de la educación superior, ya sea pública o privada, continúan subiendo, lo que hace cada vez más difícil acceder a una carrera universitaria. Pero esto no tiene sentido ya que la innovación aplicada a la educación está produciendo en general formas más baratas de acceso a procesos de aprendizaje. El mejor ejemplo es el de los MOOCs, que permiten un acceso gratuito, 24/7/265, con un coste 0. Sin embargo, las universidades tradicionales continúan incrementando el precio a pagar por adquirir conocimientos!!! Esta ineficiencia del mercado está produciendo la explosión de soluciones innovadoras que permiten mayor accesibilidad a costes bajos.

En este artículo en The Economist se exponen las luces y sombras del movimiento MOOC, que sin duda plantea unas nuevas reglas del juego… si cualquier persona con una conexión a internet puede recibir una clase de un profesor de Harvard, las universidades tendrán que ofrecer otro valor… o no??

¿Qué piensan hacer las universidades tradicionales ante esta situación? La innovación disruptiva que permita su supervivencia supone una redefinición de los estándares de calidad ” aplicada al mundo real”, accesibilidad global a las clases medias y redefinición del concepto de valor aportado por las instituciones (el conocimiento ya no puede serlo).

En el vídeo, hay una interesante conversación entre Henry Eiring y Clayton Christensen sobre su libro “The Innovative University” en la que se ilustra este problema.

Tuve la suerte de hablar con Henry Eiring la semana pasada en Salt Lake City. Durante una larga conversación acerca del futuro de la educación superior expuso la idea de que en el futuro habrá pocas universidades (10??), que operarán globalmente, y que serán las que hayan reinventado el producto / servicio educativo para alinearse con las necesidades de la sociedad.  

Yo creo que el motor para ese cambio deberá venir de instituciones que, hoy por hoy, no están en el mercado de la educación superior. Organizaciones que sean capaces de conectar empleadores, universidades, expertos, reguladores, y liderar una visión nueva y desprovista de “hipotecas” de culturas de referencia que impidan la innovación disruptiva.

En eso estamos.

 

 

10 thoughts on “Innovación disruptiva en Educación Superior: ¿sólo quedarán 10 universidades?

  1. Pingback: Innovación disruptiva en Educació...

  2. Pingback: Innovación disruptiva en Educació...

  3. Pingback: Innovación disruptiva en Educació...

  4. Pingback: Innovación disruptiva en Educació...

  5. Reflexiones muy interesantes. Comparto que en el actual momento social se requieren cambios absolutamente radicales en todos los sectores claves y en el de la educación ante todo.
    Por otro lado, veo por todas partes un -a mío juicio- injustificado miedo al cambio, también por parte de personas que tienen las capacidades personales y profesionales para poder ser parte y motor de este cambio.
    Gracias por compartir esta idea tan interesante de Henry Eiring.

  6. Pingback: Innovación disruptiva en Educació...

  7. Totalmente de acuerdo con la apreciación. Añadiría que no sólo las empresas tuvieran la responsabilidad de seleccionar y calificar profesionales en base a fríos datos expuestos en C.V. u Hojas de Vida o Experiencia Laboral. La competencia, conocimientos y aportaciones al mercado laboral o mundo empresarial o institucional, se debería medir independientemente de titulaciones universitarias y edades de los candidatos. La productividad laboral, no está en función, siempre de la teórica capacitación del trabajor, más la veo yo en la vocación y profundo deseo de desarrollar un trabajo o función aportativa para el desarrollo o bienestar social. Todo espíritu es creativo en cierta medida, la oportunidad de este potencial, sólo una sociedad deseosa de un verdadero crecimiento espiritual y no sólo económico, la puede brindar.

    Luis Jesús Lorenzo Barros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>